“La aventura de los sentidos”

“La aventura de los sentidos”

Los niños aprenden los idiomas por sí mismos: escuchando, silabeando, repitiendo e imitando. Trabajándolo cada momento desde antes de nacer, incluso al momento de la succión, y aún mientras prueban y reconocen sabores y texturas.  El lenguaje es un proceso de aprendizaje integral en el cual se ponen en funcionamiento los cinco sentidos.

Los niños que empiezan a estudiar otro idioma a edades tempranas desarrollan una pronunciación natural, son más desinhibidos y se benefician en gran medida del enriquecimiento educativo a su vez que entienden que hay muchos modelos de lenguaje y modelos culturales.

El Departamento de Neurología del Memorial Sloan de Nueva York descubrió que: a un niño le cuesta menos aprender un segundo idioma porque es capaz de memorizar dos lenguajes de forma simultánea en una misma región de la corteza cerebral utilizando un único grupo de neuronas, a diferencia de los adultos, que lo almacenamos en un área distinta y necesitamos traducirlo después.

Los instrumentos que el niño o la niña utiliza para aprender y descubrir el mundo que le rodea son los cinco sentidos: Está demostrado biológicamente que el niño nace con una serie de circuitos en el cerebro (las conexiones neuronales) que perderá si no los usa. Pero también tiene la capacidad de crear otros circuitos que no tiene a medida que los va necesitando, es decir, logrará conectar dos neuronas separadas entre sí gracias a un estímulo. Usar los circuitos es lo que los mantiene vivos. Y aquí la edad es trascendental. Según Matthias Sachse, médico especializado en salud pública, “casi el 90% de conexiones neuronales se dan en los primeros años de vida del niño o la niña”.

Por ello L’aventure des sens propone un método creativo en el cual los niños pintarán, cantarán, bailarán, olerán, experimentarán sabores y texturas diferentes mientras aprenden un francés cotidiano y real.

Anuncios